Solar

¿Sabes elegir el mejor bronceador para tu piel?

mejor bronceador

En la actualidad, son muchas las personas a las que les gusta cuidar su piel a la vez que potencian ese punto de color que la hace lucir más saludable y bonita, sobre todo durante el verano. Sin embargo —y por desgracia— también son muchas las personas que todavía hoy en día se encuentran desinformadas al respecto de los bronceadores: no saben cómo funcionan exactamente, con qué frecuencia deben aplicárselo o cuál es el adecuado según las particularidades de su piel. Por ello, te explicaremos cuales son las características que debe tener el mejor bronceador para tu piel.

¿Tú también tienes dudas? Si nos acompañas, ¡te lo explicamos todo a continuación! 

¿Qué es un bronceador?

En primer lugar, cabe tener bien claro qué es exactamente un bronceador, puesto que existen otros productos similares y no debemos confundirlos.

Un bronceador es un producto que se utiliza para acelerar el bronceado tras la acción del sol y obtener así un color de piel más intenso de forma visiblemente natural. Los bronceadores pueden encontrarse en todo tipo de formatos: en crema, en aceite, en leche… Y también se pueden adquirir con o sin protección solar, un dato muy importante en el que fijarnos antes de comprar cualquiera de ellos. 

A continuación, vamos a resumir las características principales de los distintos tipos de bronceadores para que puedas formarte una opinión antes de elegir el que mejor se adapte a ti:

Bronceador sin protección solar. Es posible que nos encontremos con algún bronceador cuya única acción sea proporcionar un tono más intenso de nuestra piel tras tomar el sol, pero que no tenga incluida la protección solar.

En este caso, deberíamos aplicarnos primero un protector para los rayos UVA (ya sea en formato leche, crema o aceite) y, después de que la piel lo absorbiese, procederíamos a añadir este bronceador.

Leer más  Los efectos de un golpe de calor y qué hacer

Aceite bronceador. Con o sin protección solar, la particularidad de este producto es que tiene una textura muy oleosa y es transparente a la vista. Hará brillar tu piel, pero puede ser menos efectivo o incluso provocarte alguna quemadura si no aplicas la cantidad adecuada.

Leche bronceadora. Con o sin protección para el sol, la textura de una leche corporal no es tan líquida como la de un aceite ni tan espesa como la de una crema, por lo que su aplicación será más suave pero quizás deberemos ponernos más cantidad de producto para asegurarnos de cubrir correctamente todas las zonas.

Bronceador en crema con protección. Sin duda, este formato es nuestro favorito, no solo porque llevar la protección solar incorporada facilita las cosas, sino porque la textura cremosa no deja la piel grasienta y se absorbe perfectamente masajeando nuestra piel tras su aplicación durante uno o dos minutos.

Además, la crema suele tener una mayor concentración que otros productos, por lo que tanto su acción protectora como la bronceadora serán más potentes y el producto durará más tiempo en tu piel. 

Por último, no debemos confundir este tipo de productos con los autobronceadores, cuya función es tintar la piel de forma progresiva sin necesidad de tomar el sol.

En el momento en el que dejas de utilizar el autobronceador, el color que había adquirido tu piel se va disipando poco a poco, llegando incluso a quedarse como estaba originalmente a menos que en el mismo periodo de tiempo hayas tomado el sol y tu piel se haya puesto morena de forma natural.

El mejor bronceador para este verano

Ahora que ya has visto que el formato por el que nos decantamos en Sinthesis Salud es, sin duda, el bronceador en crema con protección solar incorporada, te recomendamos que pruebes nuestro Bronceador Intensivo.

Leer más  Los efectos de un golpe de calor y qué hacer

Esta maravilla de bronceador 100% natural con protección media multiplica por 4 su acción bronceadora. Sus principios activos aceleran el proceso de pigmentación de la piel, proporcionan un color dorado más intenso y prolongan la duración del bronceado durante más tiempo.

Entre sus componentes, encontramos extractos de nuez, té verde y aceite de zanahoria, que aumentan el poder de pigmentación.

Aplícate nuestro bronceador media hora antes de exponerte al sol para que tu piel lo absorba correctamente y repite el proceso una o dos veces más a lo largo del día, dependiendo del tiempo que pases en el exterior, para obtener la máxima protección y una acción bronceadora progresiva.

mejor bronceador

Además de usar nuestro bronceador, puedes completar tu rutina de protección para el verano con nuestros otros dos productos estrella de la línea solar:

Leche Solar Protección Alta: con filtros físicos (libre de químicos) que actúan como espejo reflejando la luz. Válida tanto para el rostro como para el cuerpo, calma la piel irritada y mejora la circulación. Recomendable para bebés y pieles delicadas.

Sus principios activos activan la circulación, evitan la deshidratación de la piel y evitan la aparición de manchas y rojeces.

Loción Regeneradora Herbal & Aloe Vera: para después del sol: una fórmula multifunción que actúa para evitar y solucionar alteraciones en la piel, ya sean irritaciones, eccemas, quemaduras, manchas, cicatrices… Su mayor ventaja es que es oil free. Además, también tiene una suave acción desodorante.

Con este kit completo para el verano, te aseguramos que tu piel no va a sufrir tras las largas jornadas de playa, piscina y excursiones bajo el sol. Más bien al contrario: ¡relucirá y se verá más sana que nunca!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *